energía renovable para vivienda

Energía renovable para vivienda

La grave contaminación que azota a nuestro país, no solo a España, ha propiciado la implantación de una serie de normativas relacionadas con el uso de energías renovables. Por ejemplo, en este sentido, los edificios nuevos ya deben contar con instalaciones de energía renovable como saneamiento y agua caliente.

Sin embargo, estas instalaciones no solo se realizan por obligación. Mucha gente se ha dado cuenta de la importancia de utilizar esta energía y se están desarrollando cada vez más sistemas de energía renovable. Aunque muchas personas prestan atención a los paneles solares a la hora de plantearse las energías renovables, lo cierto es que existen varios sistemas que se pueden instalar en casa. Veamos los más importantes y desarrollados.

Energía minieólica

Debes haber visto, conduciendo por carreteras rurales, grandes molinos de viento. En este caso, se ha desarrollado una adaptabilidad denominada microgeneración de energía eólica. Estos sistemas utilizan pequeños aerogeneradores con una potencia de menos de 100 kilovatios. Anteriormente, estos sistemas se usaban para alimentar hogares aislados que estaban fuera del alcance de la red.

Una pequeña turbina eólica proporcionará suficiente electricidad para hogares de bajo consumo energético. Aunque dependen del viento, los sistemas actuales se han optimizado al máximo, son ligeros, silenciosos y eficientes. El sistema más compacto puede generar hasta 5 kilovatios de electricidad y requiere una velocidad del viento de 2 metros por segundo para generar electricidad.

Hay dos tipos de turbinas

  • Eje vertical: menor eficiencia, más silencioso y tiene una gran tolerancia a los cambios de dirección del viento
  • Eje horizontal: mayor eficiencia, menor tolerancia a los cambios de dirección del viento y menor tolerancia a las ráfagas.

Si nos interesa este sistema, es importante conocer la velocidad del viento en nuestra zona (se recomienda instalar al menos 4 metros por segundo para compensar).

También hay que considerar que el aerogenerador debe instalarse en un espacio limpio y sin obstáculos que obstaculicen el flujo del viento.

Aunque estos sistemas están muy desarrollados, existen otros sistemas que pueden utilizar energía eólica, como  las bombas de calor aerotérmicas.

Energía fotovoltaica

España, como Portugal, tiene la mayor cantidad de horas de sol de Europa, con más de 8 horas al día.

Existen varios tipos de paneles solares fotovoltaicos:

  • Monocristal: mayor costo pero mayor rendimiento.
  • Policristalino: Barato pero de bajo rendimiento.
  • Paneles de película fina: Son muy flexibles, lo que los hace ideales para utilizar cualquier superficie. Sin embargo, su rendimiento es menor, por lo que debemos ocupar una superficie mayor.

Son las instalaciones de energías renovables más instaladas porque permiten el autoconsumo, acabar con los costes energéticos y la dependencia de la red eléctrica española.

Energía geotérmica

En la energía geotérmica, la energía contenida en la corteza terrestre se utiliza en forma de temperatura. En otras palabras, la temperatura del subsuelo se utiliza para reducir la energía necesaria para calentar o generar agua caliente en el edificio.

Dependiendo de la profundidad de instalación se obtendrá mayor o menor rendimiento. En general, en cualquier punto de la corteza terrestre, entre 10 y 20 m de profundidad, el subsuelo mantiene la misma temperatura durante todo el año. Esto permite que el sistema se utilice para calentar y enfriar.

Por supuesto, cuanto mayor es la profundidad de instalación, mayor es el costo de instalación, por lo que en instalaciones pequeñas se instala a menor profundidad. Al lograr 15 grados de temperatura extraídos del subsuelo, ya podemos ahorrar muchos costos de aire acondicionado.

Esta temperatura extraída de la tierra no se utiliza para la generación de energía, pero cuando se combina con una bomba de calor de alta eficiencia (y una buena estrategia de arquitectura pasiva), se traducirá en enormes ahorros de energía.

Energía termosolar

En ocasiones, la energía solar térmica se confunde con la energía fotovoltaica, pero su única similitud es que utilizan la radiación solar y se instalan en cubiertas y tejados.

Este tipo de instalación consta de paneles planos (similares a los fotovoltaicos) colocados en el techo. En ellos circula líquido y se calienta con la radiación solar. Después de calentar, esta temperatura se utiliza para conseguir ACS y calefacción.

El intercambio de temperatura se llevará a cabo en el tanque de almacenamiento, que se puede conectar al propio panel solar térmico de nuestra casa o en el techo.

Una de las diferencias con la energía fotovoltaica es que no genera electricidad y no se puede utilizar para su propio uso.

Energía por biomasa

Su versión más utilizada es la caldera de pellets. La biomasa se considera materia orgánica derivada de procesos biológicos y utilizada como energía.

La biomasa de pellets es un combustible renovable porque el CO2 liberado durante el proceso de combustión es el mismo que el CO2 absorbido previamente por los árboles para producir madera, por lo que el balance es neutro.

A nivel doméstico, debido a la quema de biomasa, se puede obtener energía térmica disponible para calentar el hogar y producir agua caliente sanitaria (ACS).

Debe tenerse en cuenta que se necesita un espacio para almacenar combustible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *